domingo, 27 de julio de 2008

Razón Alterada

Por qué es tan fácil dar un consejo a un amigo y tan difícil optar por una actitud racional para nosotros? La respuesta es simple, cuando uno esta fuera del cuadro se observan detalles que no se ven cuando uno esta adentro. Qué significa realmente esto? Una posible explicación podría ser que el hecho de estar participando de una actividad, te genera concentración en desarrollarla en lugar de en observarla.

No sé si estoy tan de acuerdo con esa explicación. En mi opinión la capacidad de análisis esta siempre presente. La diferencia radica en que cuando algo nos interesa, aparecen las emociones y no podemos evitar dejarnos llevar por ellas.

Me resulta imposible evitar juzgar esta actitud como un poco cómoda. Creo que nunca queremos optar por la opción que nos produciría una insatisfacción más al corto plazo. En general las tácticas, las acciones, los procedimientos que miden éxito al largo plazo, son siempre mas difíciles de atravesar, solo porque uno tiene que, en general, empezar sin ganar o en muchos casos perdiendo.

Las soluciones al largo plazo no nos interesan, lo que nos interesa siempre es una solución inmediata para nuestras necesidades. Pareciera como que hay dos “individuos” en cada persona. El primero es el que razona, charla con nosotros. El segundo es aquel que acciona nuestros comportamientos, el que en definitiva tiene la decisión final de cada movimiento. Este último es quien nunca quiere estar mal y no acepta planteos de infelicidad momentánea, por creer en un beneficio posterior.

Lo primero que encuentro es como una especie de subordinación del que piensa sobre aquel que decide. Parecido a una empresa, el dueño no participa de todas las decisiones, solo de las más importantes. Tampoco es siempre el mas instruido, o el mas capacitado, sin embargo, a pesar de que todos los argumentos estén en su contra, se hará lo que el decida.

En definitiva pareciera que la razón es solo una herramienta, que cada uno deberá saber como utilizar. Está subordinada y no será la que tenga la última palabra. Ahora, qué pasa si el dueño de la empresa en la que trabajamos esta totalmente convencido de llevar a cabo una estrategia que nosotros por nuestro "alto" nivel académico y profesional, sabemos que nos llevaría a una pérdida total? Hasta que punto podemos desafiar o cuestionar la decisión de la personas que nos contrata y nos paga, si para él nuestra alternativa es totalmente incorrecta, y nos pondría en una suerte de incapaces por creer en algo que es considerado incorrecto?

Por ser el jefe y sabiendo que no podemos oponernos a él, tenderíamos a aceptar su voluntad, buscando justificativos para su accionar. Lamentablemente, esto es lo que hacemos en muchos casos. Teniendo en cuenta cual sería la mejor opción frente a una crisis, elegimos la alternativa incorrecta en pro de no sufrir, manipulando nuestros argumentos para no resultar incoherentes.

Un jefe inteligente qué haría? Aceptar que sus líderes, son “herramientas” capacitadas con criterio, análisis, experiencia, etc., y a partir de estos, llegar a la mejor decisión. “Un hombre inteligente es aquel que sabe ser tan inteligente como para contratar gente mas inteligente que él”.

Hay que tener en cuenta que uno no llega a sentir algo a través del razonamiento, sino que simplemente nos pasa. Es a partir de ahí cuando la razón solo sirve para modificar nuestras acciones, no para modificar lo que sentimos. Así como el sentimiento aparece sin pensarlo, se va de la misma manera. Permanentemente tendemos a manipular una herramienta vital en nuestra vida, que si la utilizáramos mejor, podríamos sacar ventajas que aún no conocemos.

Ojo, esto no quiere decir que hay que dejar de sentir para pensar. De hecho si la lectura es entendida, acabo de aclarar que los sentimientos no son manejables. Mi punto es que habría que tratar de contemplar más atentamente lo que nuestra razón opina de cada acción crítica que vamos a dar. En definitiva si lo que buscamos va en pro de nuestro bienestar, nuestra razón jamás se opondrá.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Es muy cierto!! pero como lo dice la frase: EL CORAZON TIENE RAZONES QUE LA RAZON NO ENTIENDE
es dificil!!!!!
Slaudos

Anónimo dijo...

Placer en el displacer...He aqui la cuestion. Placer en padecer, en estar preso de la cultura de los mandatos del sacrificio. Que placer esta pena...cierto Charly? Goce: punto donde el malestar y el bienestar intercambian roles, se abrazan, tienen sexo entre ambos y se vuelven relativos. Placer en el bienestar, placer de queja, plaver de victima, placer en la eterna tolerancia... Quien nos mimaria sino? O acaso cuando estamos enfermos...en el fondo...no se pesquiza una hermosa sensacion de que el mundo se haya a nuestros pies?? Y un sutil aroma a ser el centro, aunquue sea por lo que duren esos dias en la cama? Si si:confieso haber fantaseado con ver la cara de mis seres queridos en mi velorio... A partir de lo mismo la razon que busca? Y los sentimientos que nos llevan a un acto apresurado buscan golpear la puerta del bienestar? Si es claro que, ahi cuando nos encontramos viviendo sin pensar, es porque rondeamos muy cerca de su paradero... Y no importa estar atentos. Eso solo sucede cuatro o cinco veces en la vida. Patear el tablero, y despues jugar un buen rato solo hasta cansarnos y patearlo otra vez. Cinco veces estaria bien...no más. CAS

Anónimo dijo...

la verdad me resulto un poco confuso.. vas y venis en el tema y al fina no me deja nada en claro.
Estoy de acuerdo con el tema de que nos es dificil tomar un consejo que damos. por eso esta el dicho "has lo que yo digo y no lo que yo hago"
Tambien comparto eso de que hay momentos en los que nos quedamos con algo que nos hace mal por no cambiar por algo mejor y en cierto modo puede ser algo comodo.. pero si lo ves como algo a futuro pienso que hay que apostar por algo y lograr que se de, abandonarlo al primer conflicto fuerte no me parece..
En la vida no hay perfecion en el amor.. con lo cual hay que apostar a lo que queremos.

Anónimo dijo...

Coincido con todo lo que decis, es tal cual en la vida real... Muchas veces me asombro de lo idiota que puede uno sentirse actuando solo con los sentimientos y en contra de lo que pensamos que debemos hacer... Creo que en pocas palabras, lo que queres decir, es que tenemos que buscar el tan famoso equilibrio entre razon y corazon, un camino dificil, pero el llegar a esta meta, es sumamente gratificante...

Anónimo dijo...

me parece que no es valido comparar la vida sentimental/afectiva (el argumento del principio) con una situacion laboral. creo que hay una diferencia sustancial. en la vida laboral (salvo que te garches a un compañerito), los sentimientos no estan en juego. o al menos no deberian

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo con tu punto de que en la generalidad de los casos es mucho más fácil dar consejos que aplicarlos a uno mismo, porque justamente no estamos involucrados "emocionalmente" con el caso. Lo que yo abriria acá es el debate hacia aquellos casos en que la razón es la que domina y tiende a anular sentimientos que de otra forma saldrian...Muchas veces la razón domina en este mundo. La propuesta ideal es la que propone otro comentario y es tender a encontrar el equilibrio entre razón y sentimientos cuando son a veces "agua y aceite". Y por último diria que en algunos casos sería preferible el goce en el corto plazo o goce "superficial" a la búsqueda eterna de un goce inalcanzable.

Anónimo dijo...

Actualizá por favor!!!!!
quiero más!!!

wanderlust dijo...

De acuerdo en la capacidad de analisis siempre presente..pero.. puede pasarse todo por el análisis racional? Qué tan "analizables" son las variables emocionales? Opino que no siempre es lo mas facil obviar el análisis racional, por el contrario, es mas difícil hacernos cargo de lo que sentimos (placentero o no) y tomar una decisión atravesando esa emoción.
Muy buen ensayo!

Publicar un comentario

Entradas populares