jueves, 16 de julio de 2009

XXVIII - Irreversible

Murió. Lo sé. Ay, Dios. No, no, no puede ser.

- Permiso, por favor. ¿Me dejan pasar? No escucho nada. Ay, córranse, no entiendo lo que dicen. Que alguien suba el volumen de este televisor.

…hay mucha confusión en estos momentos. Todavía no hay datos oficiales sobre el número de víctimas. Fuentes del Ministerio del Interior manifestaron la posibilidad de que haya sobrevivientes. Sin embargo, voceros de la aerolínea dejaron trascender que las llamas estaban siendo imposibles de controlar y que eso estaba demorando las acciones de rescate. Lo cierto es que el vuelo de Lufthansa en el que viajaban 166 personas sufrió un grave accidente y que las caras de la gente que espera por información oficial se ven trágicas. Según las listas que están circulando, la mayoría de los pasajeros son de nacionalidad europea; además volaban treinta y tres árabes, siete norteamericanos, dos mexicanos y un argentino. Seguimos esperando que voceros de la empresa…

- Hola.
- ¿Caro?
- Si, ¿Sol? Qué alegría. ¿Cómo andás, boluda?
- Desesperada.
- ¿Qué te pasó? ¿Dónde estás?
- Caro, hubo un accidente en un vuelo y me parece que estaba Cris en el avión, el chico con el que me iba a encontrar en Ezeiza. No doy más. No sé qué hacer. No tengo a quién preguntarle, no conozco a su familia, no tengo ningún teléfono.
- Pará. ¿Me estás hablando del avión que desapareció de Lufthansa?
- Si, ahora no sé bien qué pasó, pero recién estaban diciendo que se está incendiando todo.
- Sol, tranquilízate un segundo. ¿Qué paso con Cris? No entiendo nada.
- Estuvo todo bien, después tuvimos un desencuentro porque los dos teníamos destinos diferentes. El se asustó y siguió su viaje sin decirme nada. Es largo de explicar, la cuestión es que yo iba a ir a buscarlo, estaba a punto de subirme a un avión para encontrarlo en Qatar pero finalmente no salimos por el tema del accidente.
- ¿Qué? No entiendo. ¿Vos no ibas para Paris?
- Caro, boluda, no importa eso ahora, no sé qué mierda hacer. No puedo llamar a casa porque se van a asustar. Estoy sola en el aeropuerto ¿Me decís qué hago? No quiero que le pase nada, Caro, no lo puedo soportar, me muero.
- Sol, tenes que calmarte, no supongas nada todavía. ¿Por qué crees que él estaba justo en ese vuelo?
- Porque iba a hacer combinación por Alemania y, de ahí, a Qatar. Me mandó un mail anoche esperando que le contara dónde estaba, porque iba a venir a buscarme a Madrid. Pero yo no leí los mails hasta muy tarde. Y si siguió con su plan original, es muy probable que sea el pasajero argentino que dicen que estaba en el avión.
- Pero pará, ¿chequeaste de nuevo tus mails?
- Si. De hecho recién le escribí que lo iba a ir buscar.
- Escuchame, amiga, estoy segura de que no embarcó. Lo sé. Tenés que creerme. En algún momento se va a dar cuenta de que pueden estar preocupados por él, y se va a comunicar de alguna manera. ¿Por qué no vas a algún lugar, te tranquilizás, te conectás y esperás novedades? Escribíle un mail y contále todo esto que sentís y dónde estás.
- Caro, explicame cómo hago para seguir. No puedo creerte, todo me dice que está ahí. Desapreció, me hirió y cuando volvió lo mande a cagar. No tuvo nada más de mi lado. Estoy segura que siguió su camino. Soy una forra, por no querer escucharlo un segundo. Actué de impulsiva. Viste como soy… una pelotuda. Ese era el momento en que me tenía que tragar el orgullo de mierda que llevo conmigo, esa basura que siempre está antes que yo.
- Sol, dejá de culparte, reaccionaste como cualquiera. No sabemos si le pasó algo. Esuchame un segundo, dejame que yo piense por vos ahora, que puedo hacerlo mejor. Andá a un bar o volvé al hotel. Conectate, quedate tranquila. Yo estoy acá, ahora estoy con vos, me quedo despierta y sigo mirando las noticias.
- Sí, Caro, pero vos entendés que puede ser que no lo vea nunca más. Qué se acabaron las oportunidades. Que lo que hice, por primera vez en mi vida, puede ser irreversible. Necesito decirle un montón de cosas. Siempre pensé que en los momentos de extrema necesidad, o en los peores momentos de la vida, uno realmente desea estar con quien ama de verdad. El corazón es el único que impone justicia. Odia o perdona a quien debe, y se caga en todas las forradas que parten de los pensamientos. A los sentimientos no les interesa quién creemos que es malo o bueno, quién creemos que nos lastimó o que nos hace bien, quién creemos que nos hizo quedar como idiotas. Sólo siente a quién debe querer y a quien no. Y te lo hace saber todo el tiempo. Yo lo sentía, Caro, y preferí ignorarlo.
- No llores, Sol. Tené algo de fe. No te desmorones, amiga, por favor. Todavía hay esperanzas. Subite ya a un avión a Buenos Aires. No digas nada que yo te voy a buscar.
- Imposible. Esta noche no me muevo de acá. Ahora, necesito salir, necesito aire. Sólo te quiero hacer una pregunta y por favor contestame con la verdad.
- Claro.
- ¿Si te quedaran unos días de vida, con quién querrías pasarlos? ¿Creés que sería con Martín? ¿O llamarías al forro de Nacho, que no te podés sacar de la cabeza?
- Pará, Sol, no hagas este drama. Ahora estoy preocupada por vos, mantenete comunicada. Es lo único que te pido.
- Está bien. No digas nada.
- Avisame.
- Sí, chau, gracias, Carola.

7 comentarios:

MQDLV dijo...

Impecable, Ale. Cuánto suspenso. Tremendo el diálogo, todo.
"El corazón es el único que impone justicia. Odia o perdona a quien debe, y se caga en todas las forradas que parten de los pensamientos. A los sentimientos no les interesa quién creemos que es malo o bueno, quién creemos que nos lastimó o que nos hace bien, quién creemos que nos hizo quedar como idiotas. Sólo siente a quién debe querer y a quien no". ¿Es decir que el corazón es medio pelotudo? :)
Beso!

Anónimo dijo...

Impresionante! no pude evitar la humedad en mis ojos. Saludos!

Ale dijo...

Que bueno que haya gustado. No fue un capítulo fácil de escribir.

Cas dijo...

Nota al margen:

Sólo ante un irreversible, hay un posible.

Saludos, Ale!

Juliana F. dijo...

Mira pibe mas vale que todo esto tenga un final feliz, ehhhh. A mi me venis con happy endings ok. Y mas hoy que es tu cumple.

A.C. dijo...

Muy bueno Ale!!!
Parece que a veces hace falta sentir que todo esta perdido para reaccionar.
Bs.

cd dijo...

"Ay, Dios" que muletilla esa no? ante la desesperacion....siempre se recurre al imposible todopoderoso.

Publicar un comentario

Entradas populares