lunes, 16 de febrero de 2009

X - ... now I can see

- ¿Sol Martiniani?
- Sí.
- Un pasajero me pidió que le entregara esta nota.
- Gracias.

Este pibe está loco. Está jugando conmigo, y esto del suspenso ya no lo aguanto. Me pone nerviosa. Yo no voy a ningún lado.

- Mirá, lee esto. Me agarraron muchos nervios. ¿A qué altura estamos?
- Nueve mil quinientos metros. Sol andá ahora, ¡dale, que no aguantamos más!
- Sí. No lo tengo que pensar más. ¡Voy!
- ¡Y no vuelvas!

Este avión es larguísimo. ¿Se me notará el miedo? No lo veo. Si está escondido riéndose de mí, lo mato. Cincuenta y uno, cincuenta y dos, cincuenta y tres. Se termina. ¿Y esta señora por qué me mira? ¡Ahí está! Si es ese, ¡no me gusta! ¡Fue! ¿Se está riendo, encima? Si se hace el superado, sigo de largo.  

Ahí viene. Se adelantó. Es hermosa. Está seria. Se muere de vergüenza. El momento de la verdad.

- ¿Sol?
- ¿Si?
- ¿Te conozco?
- Me parece que no. ¿A qué Sol buscás?, porque yo no te ubico.
- Te cuento algo, entonces. Y capaz me ayudás a encontrarla.
- A ver…

- Resulta que hace unos tres meses, casi de casualidad, me crucé con una mujer muy bonita en un estacionamiento. Le robé la identidad. Durante todo este tiempo la busqué. Verla aquel día fue como un flechazo. Traté de averiguar todo de ella. Y cuando lo hice, procuré encontrar el mejor momento para conocerla. Comprendí que tenía una sola oportunidad y no quise desperdiciarla apareciendo en el momento equivocado. Hace poco me enteré que decidió hacer un viaje, sola, y pensé que era el momento de entrar en escena. 
- ¿Me seguís?
- Te sigo.
- Cuando alguien emprende un viaje como el que ella está por hacer, cambia todo, absolutamente. La cabeza se desconecta y es como que todo se suelta, se afloja. Lo que parecía importante ya no lo es tanto, las prioridades se reorganizan. Las nuevas motivaciones junto con una ansiedad que oprime el pecho crecen a medida que la fecha de partir se acerca. Y yo, en medio de todo esto que ella atraviesa, averigüé su destino, día y horario de su partida y, en un acto de necesaria locura, saqué otro pasaje.
- Muy arriesgado lo tuyo…
- Hay que jugarse por lo que sentimientos ¿no? Y yo estoy totalmente convencido de lo que siento por ella. Pero tuve que pensar algo más, porque el plan es de ella y yo no la voy a andar persiguiendo por Europa. Entonces, se me ocurrió que el mejor lugar para conocerla es en este avión, en el que ella debe estar, por algún lado, medio escondida, capaz con miedo. Pero acá estoy yo, jugándome todo para conquistarla. 

- Claro, entiendo. Y te confundiste y pensaste que era yo… porque nos llamamos igual. Mirá lo que son las casualidades.
- Sí. Al principio creí que eras vos. Me dejé llevar por los nervios, creo. Pero no. Definitivamente no sos ella. Nada que ver con vos, ella. Vos sos seria y distante.
- ¿Y ella?
- Ella es el amor de mi vida.
-  …
- Te quedaste callada ¿Te pasa algo?
- No, todo bien. ¿Y cómo te ayudo a encontrarla?
- Hace un rato le hice llegar a un regalo muy especial para mí a través de una azafata. Escribí algo en él. Este regalo fue lo que le dio origen a todo. Debería tenerlo en la mano y estar caminando hacia acá.
- ¿Y no apareció nadie?
- Apareciste vos.
- Sí, pero yo no traigo nada más que este papel.
- Si vos tenés lo que yo le quise dar a mi Sol, no es sólo un papel. Mirá, fijate.
- Es un ticket…
- … de un estacionamiento, sí.
- No puedo más... ¿¡Me podes abrazar tarado!?

14 comentarios:

MQDLV dijo...

Abrazala, dios mío, abrazala! Hermoso.

Anónimo dijo...

El no me gusta. Me encanta tu texto, eso sí. Pero no me cae bien la personalidad de él.

La crítica que te adora.

estrella dijo...

excelente relato...=)
...me gusto muchisimo!

Besos

Anónimo dijo...

Quiero seguir leyendo!!!!!!!! No demores mucho pls pls pls!!!!

Anónimo dijo...

Buenisimo Ale!!!! Me encanto!!!!....El titulo una dulzura!!!
No te cuelgues y escribiiii!!!!!

Ale dijo...

y ahora como sigue?? que invento? se me acaban las ideas...

Estaría copado generar un momento de tristeza o de angustia...

No se... También podría ocurrir un "hacer el amor" a 10.000 metros...

Un miedo a enamorarse...

A.C. dijo...

Miedo a enamorarse es genial!!!

Santiago dijo...

Apuesto por un accidente y que esto se transforme en algo onda Lost...

Anónimo dijo...

no no no....que mied a enamorarse....Podra haber un poco de histeriqueo pero ya estan en el baile....El momento clave es cuando bajen del avion....siguen juntos o que?
Hacer el amor lo dejaria para un momento mas especial....ademas siempre lo pueden hacer a la vuelta.
Muy bueno...
CB

Ale dijo...

Mmmmm

Lost?
Tragedia?
Miedo?
Making Love?
Desilusión?

Aún no me cae una idea...

De paso recomiendo una peli muy copada "Wall-e"

A.C. dijo...

mmm...y que tal si esta Sol no era la que el habia visto...puede ser, no?
bue...supongo que a esta altura a el ya le da lo mismo salvo que aparezca la original...queseyo...
Igual sigo pensando que el miedo a sentir es lo mas, tipo, primero se la juega todo por lo que quiere y de repente aparece el miedo a sentir...es genial!!!
Pero ojo que lo del accidente tambien tiene mucha onda, eh! Bso.

cd dijo...

wall-e...una de las cosas mas tiernas.

Anónimo dijo...

Lo que más me gusta de todo es como describis las emociones y sensaciones de cada uno, muy bueno.
Con respecto a la continuación de la historia, creo que tendrías que seguir tu primer instinto, quiero decir, cuando pensaste en la historia entiendo que no pensaste solo en el encuentro..o si?
Que tenes ganas que suceda? quizas eso ya lo tenes y te falta el ¿como? a veces este "como" hace más interesante ese "algo" que resulta comun.
De las opciones que diste, algunas como Lost, ya son ese "algo" que mucho más no podes aportar. Ahora si te inclinas por algo más ordinario (comun) como Making Love, Miedo o Desilución, entonces si el "como" será relevante y desafiante para atrapar la atención.
MJC

Anónimo dijo...

me encantooooooooooo...

Publicar un comentario

Entradas populares