sábado, 17 de octubre de 2009

El desequilibro perfecto

Se dice que los hombres somos muy poco selectivos con las mujeres. Que nos gustan todas, o casi todas. También se sabe que un buen par de tetas y/o un buen culo nos vuelve primitivos y babosos. A su vez ellas hacen cada vez más gimnasias para fomentar el cuerpo y no tanto la salud, visitan más y más a los cirujanos plásticos y cuando llega el verano, lucen sus mejores terminaciones, plenas de un bronceado prohibido por cualquier dermatólogo.

Ellos son superficiales y fáciles, ellas no, pero lo fomentan. Medio raro, ¿no?

Cuándo un hombre se ríe de un frase como “La mujer perfecta es la que cuando terminás de hacer el amor se transforma en una pizza”, ¿qué creen que significa?

Al hombre no le gusta más mujeres de lo que a la mujer le gusta algunos hombres, la diferencia está en lo que ambos géneros hacen con aquellos que NO le gustan. De cada 10 hombres a una mujer le puede gustar 1 o capaz hasta ninguno. De cada 10 mujeres en cambio, a un hombre le puede gustar 1 o capaz ninguna, sin embargo, puede tener relaciones sexuales con 8, 9 o 10 depende el momento.

La diferencia no está en a quien elegís para compartir tu vida, sino que haces con quien no elegís para ni siquiera un café. Lamentablemente el género masculino lidia con una pulsión sexual mucho más intensa que la mujer, factor por el cual desagrupa la atracción sexual de la atracción emocional.

Muchas mujeres dirán que no es así, que no todos los hombres son iguales, que debemos controlarnos porque no somos animales y bla, claramente porque no experimentan la sensación. Pedirle a un hombre que no reaccione a una vaga atracción física es igual de difícil que pedirle a una mujer que controle su estado de excesiva sensibilidad cuando ocurre al menos una vez por mes.

Además no está mal que así sea. Tendemos a poner preconceptos del bien y mal por sobre lo que somos o lo que hacemos naturalmente todos los días. Si de alguna forma nos hemos constituido de esta manera, si en definitiva, esto es lo que hacemos diariamente, que reconfortante sería que representara algo bueno y no algo malo. No está mal que los hombres acepten tener relaciones con una gran variedad de mujeres, simplemente hay que lidiar con ello sino es lo que más nos gusta. Mismo ejemplo para los estados emocionales de las mujeres, capaz no sea lo que más nos agrada, pero hay que aceptarlo.

Por otro lado no sé si habrán notado que dije “lamentablemente”. No saben lo fácil que serían muchas cosas si la atracción femenina fuera mucho menos intensa de lo que es. Las horas de diálogo que nos ahorraríamos entre hombres, la concentración que lograríamos en nuestro lugar de trabajo, lo fácil que sería caminar en la calle en verano, ni que hablar en la playa, etc. Es una sensación tan molesta como mirar un chocolate que no podes llevar a tu boca. Y al ser “chocolate” y nada “más”, una vez que lo comiste, desaparece el encanto, como lamentablemente ocurre 9 de cada 10 veces.

Pero, ¿qué pasaría si el hombre decidiera tener sexo solamente con quien realmente le gusta? La primera consecuencia que se me ocurre es que habría menos sexo para todos. Imaginen si solo tuviéramos sexo cuando AMBOS tienen al menos la posibilidad de enamorarse, ¿cuántas camas borraríamos de nuestra memoria? ¿Cuántas veces una mujer tiene relaciones con un hombre a pesar de saber que él no está enamorado y sin embargo accede o hasta propone pasar un buen rato?
¿O qué pasaría si continuamos con este patrón cultural que no solo estimula al hombre a vivir cada vez más en relaciones netamente superficiales, sino que además comienza a formar en la mujer sentimientos de grandeza y liberación cuando expresa con total orgullo que ella también puede tener sexo casual.

Las diferencias entre los géneros alientan las chances de "encontrar". La búsqueda constante en el hombre de tener sexo, le permite a la selectividad de la mujer, hallar su compañero ideal. La pérdida de esta condición, amenazaría seriamente a las parejas, como lo está haciendo.

Vivir una vida cada vez más unisex, no me parece que sea lo mejor, ya que continuamos perdiendo la posibilidad de formar uniones con roles complementarios; sino miren lo que paso cuando ellas pensaron que si tenían el derecho a trabajar, iban a ser mucho más ¡libres!

Trabajemos sobre y fomentando las diferencias, no perdamos lo más rico de relacionarnos.

12 comentarios:

Marina dijo...

si bien no estoy de acuerdo con todo lo que decís, me quedo con esto de fomentar las diferencias. creo que nuestro desarrollo como mujeres no está en igualarlos a ustedes, sino en salirnos de un lugar de inferioridad y sometimiento en el que estuvimos durante mucho tiempo (y en el que en muchas circunstancias seguimos estando, porque el machismo sigue abundando) somos diferentes y eso hay que celebrarlos. nuestra composición toda nos distancia y eso es primero aptractivo y después necesario. entonces, no creo que tengamos que ir hacia el mismo lugar que van ustedes (paso, gracias), sino que nuestra virtud como luchadoras del género esta en ganar nuestro terreno y, ahí, hacernos respetar. sigue siendo una tarea dificil, de todos modos. salut

Ale dijo...

Muy buena crítica. No puedo replicar nada.

Pero me voy a permitir criticar tu forma de criticar.

Tu observación de mis textos siempre se enfoca hacia la línea u oración que más se opone a tus ideales, jamás a la totalidad.

Eso dice mucho de tu personalidad, como por ejemplo que siempre sos una mujer reaccionara, te gusta la batalla y pelear por lo que crees que es correcto.

Pero también te condiciona. Provoca que te concentres en detalles y pierdas foco en la problemática general.

Probablemente tu respuesta a esto se enfoque en probarme que en este caso te llamo la atención esto y aquello sin embargo estabas de acuerdo en bla.

Una vez más estarías viendo este heco en particular y no la forma constante en las que has comentado todas mis publicaciones.

Gracias por la buena onda, por colaborar siempre en mi pequeño espacio y mantenerlo activo y ni se te ocurra modificar tu forma de hacerlo.

Toma esta observación que seguro en algún contexto más importante que este... algo sume.

Y obviamente, acepto cualquier crítica!!!!!!

Maxi dijo...

De meticuloso análisis, y la verdad con muchas verdades. No sé si te pasa igual, pero también te volvés selectivo con el tiempo.
Para mi no es una cuestión de fomentar las diferencias nomás con el género opuesto, sino de entender que somos parecidos a la larga, en las cuestiones culturales (después la biología, la naturaleza, es clara), cada cual lidia como puede con eso. ¿O acaso como hombres no es embolante saber que siempre es uno el que tiene que dar el primer paso? Abogo por un hembrón que tenga sus ovarios bien puestos para probar y seguir viendo qué nos pasa, como hacemos nosotros tras tener sexo, en el peor de los casos, ahí empezamos a ver qué sentimientos afloran, realmente.
Saludos, me gustó tu visión tan "objetiva", te seguiré.

Marina dijo...

Entiendo. Pero no me parece menor el hecho de que lo que hice en este comentario fue justamente lo opuesto a lo que decís que hago “siempre”. En este relato ponés (podría arriesgar sin releer) cinco ideas con las que no estoy de acuerdo, y que me parecen hasta contradictorias y un toque machistas, y, sin embargo, en lugar de salir con los tapones de punta a intentar imponer mi idea (como probablemente muy ciertamente suelo hacer), elegí opinar en el mismo sentido que vos, darte la derecha en algo que me pareció más importante destacar y es que la tendencia unisex no está buena. Ahora, salvado este caso puntual que por algún motivo te despertó la crítica a mi critica, y tomando la crítica global que supongo podrás hacer después de que hace más de un año que comento tus publicaciones, puede ser que haya una parte cierta en eso de que me gusta el combate, fundamentalmente porque me importan los motivos que a mi juicio merecen pelea (como el lugar de la mujer en la sociedad, por ejemplo), sólo permítime decirte algo que creo y es que en los detalles puede haber mucho más valor que en el discurso general. Porque los discursos son discursos y sólo por los detalles se escapa la verdad entrañada, el punto que puede hacer o no la diferencia. Pero eso tal vez viene de formación -yo tenía que andar buscando “la noticia”- o por ahí es una forma de ver las cosas, el mundo te diría: vos tendés a la generalización, y yo a la personalización y bifurcación según las múltiples circunstancias que creo existen y pueden existir en el mundo (esta diferencia entre vos y yo la tenemos probada después de tanto Liebegeist, y no creo que vayamos a acordar). Pero, por otro lado, a veces me puede pasar que elijo no opinar sobre determinada cuestión por el simple hecho de que no quiero hablar sobre algo en determinado momento. Llamále ganas, necesidad, fiaca, negación, como sea. Elecciones, en definitiva. Y, por último, es un hecho para mí que la lucidez en medio de la tormenta (problemática, como decís) no es un regalo que nos haya llegado a todos en Navidad. Por mi chimenea Papá Noel trajo más melancolía que luz y ojalá me sirva tu consejo y se me ilumine el cielo durante el temblor. Ojalá ojalá. Beso, Ale, y no, no voy a dejar de opinar.

Ale dijo...

Excelente! No sólo el contenido sino claramente la construcción. :)

Verdad en lo contradictorio. Error en el machismo. Error en el regalo de la lucidez.

Desarrollo:

* ¿Por qué es contradictorio? Porque jamás me pondría en contra de un efecto que ocurre casi hasta naturalmente. La mujer ha observado el lugar que ocupa el hombre en la sociedad, y salió a buscarlo.

Proponer revertir ese proceso no es algo común en mí porque sería involucionar. Sin embargo lo dije, y lo dije en forma irónica. Ya que lo que creo que muy pocos se dan cuenta, es que había un precio por tomar este lugar, y es un precio que no todos aún están dispuestos a aceptar.

* Machismo: Convicción estereotipada de que las mujeres son inferiores a los varones por naturaleza.

Esto lo he repetido muchísimas veces. Y vos más que nadie lo sabes. Yo no juzgo ni impulso las cosas, solo describo lo que observo. Lamentablemente lo que pasa (en lo que no tengo nada que ver) muchas veces no es, a lo que tu visión entiende, lo mejor para la mujer.

Ahora me pregunto, ¿no crees qué si los hombres estuvieran en casa y las mujeres trabajando, no seguiría siendo el hombre el que continúe de alguna forma en los principales roles de poder en la sociedad? Tu ideal puede que me conteste que NO. Pero esta no es una lucha de ideales, sino de realidades. Y la realidad ha escrito que las situaciones se han dado de esta manera. El hombre le concedió un espacio de participación a la mujer en un lugar que ella deseaba. Pero no deja de haber sido un acto de cesión.

El hombre necesita mujeres, y la mujer necesita hombres. La única diferencia es que se necesitan en diferentes situaciones y momentos. Eso no pone a un género por encima del otro, simplemente los diferencia. En lugar de pelear por el espacio masculino, aprovechen el femenino y encontrarán otras formas de control y dominación. De hecho, muchísimas mujeres lo encuentran.

* La lucidez. Se dice que uno tiene un problema cuando realmente no entiende lo que le pasa. En el momento que lo comprendió, deja de ser un problema y pasa a ser una elección.

A vos te gusta tu forma de ver las cosas porque se alinea a como queres que sean las cosas. Eso le permite a muchas personas evadir ciertas realidades que pueden llegar a doler o desagradarnos. El error no es nuestro, sino en cómo hemos sidos formados. Las cosas ocurren, da lo mismo como las veo yo y como las ves vos, es una acción determinada única e irrepetible. Las consecuencias que generan también. Si tomamos como válidas todas las explicaciones solo perdemos la posibilidad de entender cuales son las verdaderas.

Marina dijo...

Ale, ¿por qué estás tan convencido de que existe una verdad y te la arrogas? ¿Por qué crees que veo la vida según me hace bien y me escondo de la verdad? Si supieras lo que sufro yo, todos los días, absolutamente todos los días, Ale, por cómo veo el mundo, a mí en él, mis posibilidades, mis limitaciones, a los hombres, al machismo, a la sociedad y demás, tal vez no me dirías todo esto, o contemplarías la posibilidad de creer que detrás de cierto romanticismo femenino puede esconderse optimismo, confianza e ilusión, tres ejes necesarios para existir; y que eso hasta puede ser parte de lo que nos compone a las mujeres como género, y que ustedes necesitan. Porque ustedes nos necesitan mucho más a nosotras que nosotras a ustedes, y digo esto sólo para ponerlo en los mismos términos que vos.
Por lo demás, sabés cómo pienso. Sólo agregaría que una parte de mí que vos no ves, camina todos los días con una convicción que es mucho más fuerte que todas las demás: y es asumir y aceptar. Tal vez mis distancias sean más largas y mis pasos más quebrados, tal vez me falte inteligencia, lucediez, o me sobre mochila, pero te aseguro que mis ganas más entrañadas se direccionan hacia el mismo horizonte que vos y, supongo, no somos los únicos. Claro que se puede fracasar, de todos modos. Cada uno con sus limitaciones hace lo mejor que puede. Eso, para mí, es un hecho.

cd dijo...

recien hoy leo esto.. pense muchas cosas en el camino pero me quedo con la carcajada que me provoco esa frase tipo "no saben lo dificil que es andar caliente por la vida 24 hs!, molestisimo!"
Hay dias Ale en que me das una ternura tremenda!

Anónimo dijo...

Estoy totalmente deacuerdo con el hecho de que las mujers fomentamos la lujuria de los hombres, bueno, unas más que otras. La vanidad es el pecado favorito del Diablo, a todos, hombres y mujeres nos gusta sentirnos deseados. A mi por ejemplo me gusta jugar con fuego... pero no me atrevo a quemarme. Gracias Alejandro por advertirme los pensamientos masculinos..jaja aunque tengo 25 años y mi tía muy sabiamente me ha dicho "Los hombres son unos lobos" sigo ilusamente pensando que ustedes no son manipulados por sus hormonas. Lamentablemente para ustedes, con algunas mujeres como yo, los hombres tendrán que tener bastante paciencia, eso porsupuesto si es que realmente soy "la" mujer de entre las diez del grupo a escoger, sino, rapidamente se aburrirían de mi.
---Adivina quien---

Ale dijo...

Ah bueno!!

Empecemos:

Ex MQDLV, que existe una sola verdad es una conjetura a a la cual llego utilizando la razón. Considero que los hechos son ajenos al observador, y por ende no modifican las circunstancias, acciones o consecuencias de lo ocurrido. Que uno no pueda en determinadas situaciones percibir la totalidad de las cosas, no significa que no podamos aproximarnos.

En la mayoría de los casos, esa aproximación tiende descartar las opciones mas ridículas. Puede ser que un ciego justifique la inexistencia de los colores, sin embargo, no por que no los perciba significa que no existan.

Yo creo tener la verdad, al igual que muchas otras personas. Eso no significa que no me pueda estar equivocando. Para darme cuenta de mi error, estoy abierto al debate, y a encontrar las mejores explicaciones a través de la razón.

CD: Las mujeres son tan complejas... cualquier mujer hubiera reaccionado diciendo que soy un animal prehistórico, sin embargo a vos te causo ternura. Menos mal que igual sigo haciendo el intento de entenderlas.

---Adivina quien---: Me parece una muy buena técnica para saber filtrar a aquellos que solo se aburrirían. En definitiva el hombre hace una ecuación costo beneficio, solo aquellos que saben que ganarán mucho son los que apuestan a perder más al principio. Muy bien por tu tía!!!

Miss Sony dijo...

Que se conviertan en plasma. La pizza ya fue!

A.C. dijo...

Creo que las cosas estan cambiando...mucho
Voto x el plasma :@

Alvaro dijo...

Acabo de descubrir tu blog y paso a seguirte.

Muy interesantes y lúcidas todas tus reflexiones (¡96 ensayos! ¡tengo lectura para rato!), aunque curiosamente tus conclusiones a veces se van de madre (o que todavía no te he pillado cuando te pones irónico).

Yo no ando caliente las 24h. Como remedio tradicional recomiendo el famoso pajote mañanero (valido para ambos sexos, además).

Los tiempos están cambiando y como tal son dificiles, pero no creo que haya que quedarse anquilosados en antiguas posturas por comodidad: hombre cazador, mujer recolectora. La überwoman llegará... al igual que el übermacho (eso espero).

Un saludo desde la piel de toro.

Publicar un comentario

Entradas populares