viernes, 25 de septiembre de 2009

Feliz Primavera!

Empezó la primavera, genial. Que cambió? Probablemente muchos hayamos ido a alguna fiesta, empieza el calorcíto (de hecho ahora mismo mientras tipeo estoy planeando cenar en el patio), seguramente no faltan las que han empezado la dieta para llegar a punto al veraníto, etc. Normalmente no significa mucho mas que ésto la llegada de la primavera. La idea es entonces, en unos pocos renglones y sin pretensiones de historiador, hacer un repaso no taxativo del significado que el comienzo de ésta linda estación tuvo y tiene para algunas culturas.

Antes que nada, el comienzo de la primavera es un fenómeno astronómico: el equinoccio vernal, o de primavera. Ustedes saben que en 1 año hay dos equinoccios y dos solsticios. Los equinoccios de primavera y otoño, y los solticios de verano e invierno. Los solsticios son los extremos, en el de verano tenemos el día mas largo del año y en el de invierno la noche mas larga; y justo en medio estan los dos equinoccios.

El 21 de Junio (solsticio de invierno) es entonces la noche mas larga del año y a partir de allí los días empiezan a alargarse hasta llegar al equinoccio de primavera (21 de Septiembre), que es el punto en que la noche y el día duran exactamente los mismo, de allí en mas los días empiezan a ser mas largos que las noches hasta llegar al 21 de Diciembre (solsticio de verano), el día mas largo. A partir de ahí empieza el proceso a la inversa, los día se acortan hasta llegar al 21 Marzo, equinoccio de Otoño, donde la noche y el día duran otra vez lo mismo y de ahí en mas las tinieblas prevalecerán sobre la luz hasta llegar al día mas oscuro del año, el 21 de Junio.

Los equinoccios entonces son los días en que la luz y la penumbra se alternan con exacto equilibrio, de ahí su nombre. "Equi" viene de æquilibrium y "noccio" de nox (noche), literalmente: noche igual, o sea, noche igual al día.

El equinoccio de primavera o Vernal (de verno = germinar, florecer. Por eso la época en que nada florece se llama invierno) era especialmente importante en la antigüedad. Entre los muchos mitos e historias que circulaban uno de los mas importantes era el de Deméter y Perséfone. Está última era raptada por Hades al inframundo, luego de ciertos inconvenientes era devuelta a su madre Deméter pero, engaño mediante, Hades logró que Perséfone tenga que volver al inframundo una vez por año. La época del año que Perséfone estaba en el inframundo, por la tristeza de Deméter su madre, que era una diosa de la naturaleza; nada florecía y, cuando le era devuelta su hija, en el equinoccio de primavera, todo revivía. Este drama era muy importante para los griegos y era anualmente representado en los profundísimos misterios de Eleusis, o misterios Eleusinos.

Otro ejemplo es el famoso y omnipresente culto al Sol Invictus. El Sol, representante de Dios, moría en el solsticio de invierno (la noche mas larga), permanecía muerto durante los tres meses del invierno y luego resucitaba en el equinoccio de primavera. Claramente esto es un reflejo de lo que en el cristianismo se conoce como la muerte y resurrección de Cristo: el Dios es asesinado, y durante tres días -análogos a los tres meses de invierno- permanece muerto, para luego resucitar. De hecho, y como prueba de la herencia pagana en nuestra cultura, la fecha de la resurrección de Cristo es calculada en base al equinoccio de primavera del hemisferio norte (21 de Marzo) ya todo esto viene de Medio Oriente. El domingo que sigue a la primera luna llena posterior al equinoccio vernal es el domingo de resurrección, por eso semana santa casi siempre cae en Abril (puede caer entre el 22 de Marzo al 25 de Abril).

Son solo dos ejemplos, pero hay muchísimos. El punto es que para el hombre antiguo el comienzo de la primavera era algo largamente esperado y profundamente celebrado. Hoy día, cuando miramos al cielo solo para ver si "esta lindo el día", cuando no reconocemos en la noche mas que la cruz del sur, ni planeamos nuestro trabajo en base a las estaciones, sería bueno parar un poco y tratar, aunque sea vagamente, de vivir este fenómeno astronómico como lo hicieron nuestros ancestros. Seguramente nos dejará algo y los entenderemos un poco mas.

3 comentarios:

Marina dijo...

sin dudas el clima impacta en el estado de ánimo. al menos para mí. feliz primavera feliz!

cd dijo...

El sol lo domina todo, por eso comprendo a los Incas y no a los cristianos. Super interesante lo que contaste, estas cosas siempre llaman mi atencion, de hecho ayer mismo en un programa de tele hablaban exactamente de esto incluso lo de Demeter y Persefone, me colgue mirando obvio..
Besos! y feliz primavera...

A.C. dijo...

Me encantó la imagen, me dice primavera y no tiene ni una flor.
Feliz primavera para todos!!!

Publicar un comentario

Entradas populares