domingo, 20 de septiembre de 2009

La mujer sin edad

Hay un grupo de mujeres a las que yo suelo denominar “Mujeres sin edad”. Este concepto nació para definir a aquellas mujeres en las que la edad pierde total relevancia. Es más, en muchos casos, resulta muy difícil descubrir qué edad tienen.

Para mí, la mujer sin edad es la más atractiva de todas. ¿Pero qué es una mujer sin edad? Para entender esto debo ir un poco más atrás en las definiciones.

En las atracción heterosexual, la primer característica que filtra a los seres que nos pueden atraer de los que no, es el género. Al hombre le gusta una mujer y a la mujer un hombre. Después, lógicamente, dada la cantidad de personas que existen, aparecen los filtros más “personales”.

Ser hombre o ser mujer es mucho más que una serie de diferencias fisiológicas. Al contrario, es un concepto que abarca varias cuestiones:

Género Humano: Desde hace algunos años, algunos denominan género a lo que parece diferenciar la identidad femenino de masculino; así como las múltiples características que conllevan: comportamiento, actitud, consideración social, carácter físico etc. En las ciencias políticas y sociales, hay autores que ya en el siglo XX diferencian entre sexo y género; asignando lo primero a una realidad biológica y lo segundo a una creación social.

Entonces si el hecho de ser mujer u hombre es una forma de vivir la vida, aquellas personas que pierdan esta diferenciación, probablemente estén perdiendo su género también.

Mirémoslo de otra forma. En la niñez, más allá que encontramos tanto chicos y chicas, lo que los define principalmente es que son niños. No hay casi diferencias entre sus conductas y hábitos. Algo similar ocurre con las personas de la tercera edad. Sin tratar de ser brusco, son simplemente viejos. Hacen todos prácticamente lo mismo y físicamente se suelen parecen mucho.

Igualmente, a lo largo de la vida, todos tenemos un período de grandes diferencias entre el ser hombre y el ser mujer. Este período comienza con la adolescencia. Los cambios físicos resultan considerablemente distintivos para ambos géneros. Sin embargo, esto puede durar muchos años como puede durar muy poco.

Dicen que la mujer envejece antes que el hombre. Pero por otro lado, tiene una expectativa de vida mucho más favorable. Entonces, ¿a qué hace referencia aquella descripción? Probablemente a que la mujer “deja” de ser mujer antes que el hombre.

Los atributos vinculados a la masculinidad (en la vida de hoy) no solo perduran más, sino que además se fortalecen con la edad (confianza en sí mismo, poder, capacidad de protección, maduración, capacidad para desenvolverse, etc.). En cambio los femeninos son inversamente proporcionales. No es casual que veamos muchos hombres grandes con mujeres muy jóvenes y escasos ejemplos al revés.

Indistintamente que este efecto se debe principalmente a que en la mujer se premian mucho más los atributos físicos, el ser mujer abarca otras cuestiones que muchas mujeres olvidan, o simplemente, les dejan de interesar.

No tengo dudas, que cualquier mujer que preserve sus ganas de seguir siendo mujer, continuará perteneciendo a este concepto, conservará su atractivo para con el sexo opuesto, minimizando la relevancia de su edad biológica.

No teman al paso del tiempo, simplemente recuerden que lo que más atrae a un hombre de una mujer es la femineidad. La femineidad va más allá de lo estético, por eso una mujer que no tiene edad, es una mujer que refleja el modelo de lo que significa SER MUJER en cualquier momento de su vida.

11 comentarios:

1690 Tierra Adentro dijo...

Sabes que aca te banco!Me encanta la mujer madura con experiencia (y vigencia en su atractivo fisico).


Potrillo

Marina dijo...

te voy a decir que hay un par de hombres que, de un lado, no maduran nunca, y del otro, son viejos desde que nacieron. pero, salvando esta salvación y sin entrar en demasiado detalle: acuerdo! sobre todo en la valoración social de la belleza femenina. beso!

cd dijo...

y bueeno...me pasa un poco con esta nueva onda de los hombres "metrosexuales"..no se si me puse prejuiciosa o que pero el hombre me gusta hombre, que un tipo pase mas tiempo que yo arreglandose al espejo me resulta por lo menos raro, me irrita. Veo fotos de chicos jovenes heterosexuales (como mis primos ponele) y en todas salen con sus amigos DEMASIADO abrazados, no se que onda, se toquetean mucho, se estan encima, se prestan ropa, se cambian 3 veces antes de salir...o cuando bailan, bailan como minas!!!...en fin...el hombre que sea hombre, y la mujer (no te digo una princesa, soy la menos indicada) pero si mujer.
PD: lo de los viejos, si, fue brusco.
Beso

cd dijo...

ahh y ganaste hoy mi corazon con las fotos, porque Michelle Pfeiffer siempre fue una de mis preferidas y Diane Keaton me hacer acordar mucho a mi mama.

Ale dijo...

Es verdad lo de los hombres metrosexuales, como también es verdad que hay muchas mujeres buscando ser hombres.

Creo que siempre va a haber personas que les guste mucho quienes son y busquen algo similar y personas que busquen el complemento.

Definitivamente a una mujer que le gusta un hombre que "parece" mujer, también le gustan las mujeres. Y en los hombres podría decir algo parecido.

Por eso, hace no mucho tiempo escribí un ensayo muy interesante: BI SEXUAL

http://liebegeist.blogspot.com/2008/11/bi-sexual.html

cd dijo...

me haces pensar...

A.C. dijo...

Me encanto este ensayo, estoy totalmente de acuerdo con todo, lo unico que tengo para decir es que tambien hay muchas chicas jovenes que estan con hombres mayores que tienen mucha plata, autos deportivos, viajes, etc...supongo que dse entiende.
Beso

cd dijo...

si claro...se entiende que estan interesadas en lo que el hombre puede darles materialmente y no en el hombre en si mismo.

La Mona Bermúdez dijo...

Querido:

Estuve dando algunas vueltas por las noches, callejeando yo, como siempre y a ver...

Voy a animarme a decir algo así como que el metrosexual y el hombre femenino no es lo mismo (salvo que el metro sea sexual y ahí vamos entonces)

Mientras que el metrosexual empalaga, el femenino saca sus agujeros y enamora. Se sabe paraguas (o sombrilla). Tan hombre abierto, como cerrado. Porque creo, que se es hombre, o mujer, justito ahi: en los giros.

Complicado ¿No?

Otra vez yo y esta soledad en mi forma de entender, reconozco.

Te la dejo picando nene. Si te rascás avisame.

Otro tema: tus post deberían tener música.
Te dejo una canción para éste: She´s got the look.

Otra cosa: muy lindas las fotos. Parece que las morochas somos todas vegetas (y gracias por esa palabra! Y tantas otras...) En serio ché, al menos publica una foto de Luisina Brando;no te voy a decir la Dupláa porque no garpa pero, cualquiera menos Juanita Viale estaría bien.

Saludos, Ale!

Ale dijo...

CAS... volviste después de largo tiempo en silencio... Será la primavera? jaja

Con respecto al materialismo... solía decir que la mujer de antes buscaba en el hombre grande y luchador lo que hoy busca en el exitoso y poderoso: Seguridad y protección.

Antes el hombre "grande" era aquel que sobrevivía a las batallas, el que mejor protegía a su familia, el más calificado para conseguir alimento... hoy simplemente trabaja de seguridad en un boliche.

Habrán cambiado los métodos pero no los roles, ni las necesidades.

La Mona Bermúdez dijo...

Entiendo a lo que vas pero deberíamos partir de definir protección/seguridad y tal vez aunaríamos ideas al pensar que tanto el hombre como la mujer, por una cuestión de ego flaco sisequiere, buscan no, necesitan capaz, lo mismo. Como que se turnan e intercambian paraguas. Ahí donde el hombre lo cierra, la mujer abre el propio y también otra vez, al revés. Y asi siguen, van viendo viste..

Lo de la Primavera lo decís por mis brotes?

Te cuento que sigo en Amsterdam...

Saludos, Ale!

Cas.

Publicar un comentario

Entradas populares