martes, 16 de diciembre de 2008

Objeto Amado Vs. Sujeto Amante I

Introducción de los personajes: 

Objeto (Amado): Un objeto es una cosa sobre la que se puede accionar y carece de autonomía de acción. Es algo que puede poseer características y relaciones.

Sujeto (Amante): Un ser que es "actor de sus actos", en el sentido de que su comportamiento o conducta no son meramente "reactivas", sino que aporta un plus de originalidad que responde a lo que solemos entender por decisión o voluntad.

Según una teoría de la cual solo escuche su nombre, las personas solemos adaptar alguno de estos roles en nuestra forma de relacionarnos con quien nos atrae y muchas veces nos termina enamorando. 

Cada uno presenta sus características bien definidas. Sin embargo hay personas que pueden ser sujeto amante en una instancia y objeto amado en otra. Mi intención es describir algunas evidencias que he descubierto, tratar de explicar lo que para mí tiende a ser el estado “normal” (aquel donde la mayoría se presenta) y algunas debilidades y fortalezas significativas de cada rol.

También mi idea es tratar de hacer esto lo mas interactivo posible, de manera que los comentarios me sirvan de pie para profundizar en los temas que sean mas interesantes para todos.

Entonces…  qué describo como lo normal? Lo normal para mi es lo que se ve todos los días, aquello de lo cual todos nos reímos cuando se hace un chiste al respecto, lo obvio (o que parece obvio). Lo normal es el hombre cazador y la mujer cazada, donde una vez consolidada una relación, es la mujer quien dirige el progreso de la pareja hacia un compromiso mas serio con el fin de formar una familia.

En la conquista: Hombre: Sujeto Amante – Mujer: Objeto Amado
En la relación: Hombre: Objeto Amado – Mujer: Sujeto Amante

Repito, lo normal no es un juicio de valor, sino lo que mas se ve, aquello que estadísticamente ocurre mayor cantidad de veces.

Igualmente, por algún motivo desconocido, no todos nos manejamos así. Hay hombres que son objeto amado en la conquista y luego se convierten en sujeto amante, hay mujeres que son sujeto amante en la conquista y sujeto amante en la relación, etc., etc. 

Entonces las primeras preguntas que me surgen son: Existe una forma “correcta” de ser que, según el generó, tiende a perfeccionarnos cuanto mas nos acercamos a esta? Tiene alguna coincidencia nuestro rol, en relación al de nuestro pretendido, con respecto al éxito o fracaso de nuestro noviazgo o matrimonio? 

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Creo que no hay "una forma". Creo que sea como sea que se plantee una relacion debe ser comoda para ambos indistintamente del rol que cada uno elije. Cualquier rol esta bien si los integrantes se sienten comodos son felices y hacen felices al otro.
CB

Camila dijo...

Ser sujeto amante u objeto amado, a mi parecer y por mis expereincias vividas, tanto de manera directa (a traves de relaciones propias) como de manera indirecta (relaciones de amigos, flia, etc) es indistinto del sexo, tiene mas que ver con la personalidad de cada uno. Yo asocio tu def. de objeto amado a la persona que en la relación posee un caracter mas docil, un caracter mas debil, y a tu def. de sujeto amante a la contraparte, alguien de caracter fuerte (que no implica mal caracter), y de personalidad marcada. No necesariamente objeto amado y sujeto amante son complementos, solo lo seran en la medida en la que cada uno de ellos lo necesite y sienta que se complementa con su opuesto. A mi entender, hay sujetos amantes que "se aburren" por decirlo de alguna manera, de los objetos amados, y hay objetos amados, que se sienten amedrentados por sujetos amantes, a su vez, habra sujetos que se sienten comodos con objetos y viceversa. Las relaciones humanas son fascinantes... Y nunca dejan de sorprendernos, por lo que creo que no debemos encasillarlas en definiciones, sino dejarnos llevar por su enigmática manera de "ser"...

A.C. dijo...

Yo creo que es necesario para que no fracase una relacion que uno ocupe el lugar de objeto amado y el otro el de sujeto amante, mas alla de quien ocupe cada lugar.

Ale dijo...

Camila, lo planteas como si fuera una elección, y los roles no se eligen se forman.

Claro que se puede cambiar... pero es lo mismo que ir a la guerra.

Uno puede superar el post trauma pero siempre va a haber algún pequeño temor guardado en algún lugar.

No creo que dos personas deban modificarse para estar, todo lo contrario, conociendo como somos, hay que buscar el mejor complemento. El mejor complemento de un sujeto amante es un gran objeto. Tratare de comprobarlo en los desarrollos que sigan....

Gracias por comentar!

Anónimo dijo...

Para Platón el que ama (el amante) es más feliz que el es amado, ya que el solo hecho de amar lo hace feliz (por sí mismo), lo transforma, a él y sus vivencias... Creo que el asunto de amar y ser amado va más alla de los roles...
Creo que cuando se trata de roles es algo totalmente frío o simplemente es el principio. El tema de llamar "objeto" a eso que es PERSONA ya cambia mucho la visión sobre el tema... es mucho mas que un objeto... es un ser libre e imprevisible, cuando se trata de roles todo parece mas sencillo, por que cada uno cumple una función (correspondiente a su rol, y se convierte en un simple esquema de rol y expectativa de rol)
El rol tiene algo de natural, por ejemplo el hombre siempre (o comunmente) es el que da el primer paso mientras que la mujer "seduce", "atrae" pero no se mueve. Eso es algo que se ve también en los animales y lo vemos entre nosotros. Pero también tiene algo "social" que responde a ciertos canones esperados, ya que solemos dar nombre a las cosas por nuestra naturaleza racional. El hombre al socializarse establece roles y expectativas de rol... Pero en mi experiencia muchas veces encontre conflictos entre lo que "corresponde" y lo que realmente me pasa... lo que tendria que esperar del otro por que es acorde a su rol pero que en realidad no necesariamente tendria que ser asi...
Ana

Publicar un comentario

Entradas populares