martes, 14 de octubre de 2008

Celos!

Iba a publicar un ensayo acerca de los celos, pero encontré un artículo guardado que lo explica mejor que yo. A continuación, una edición de los párrafos que valían la pena destacar.

-------------------------

Para que los celos existan siempre hacen falta tres. El triángulo está formado por el celoso, el objeto de amor o de interés y un rival, que tiene que ser igual o mejor que el celoso.

Hay celos motores, que tanto en una pareja como en otros vínculos pueden contribuir a mejorarlos. A lo mejor pensamos: "A mi marido le gusta esa mujer", y aunque en realidad no sea así, esa fantasía hace que me arregle más o que genere su atención para que él se fije en mí.

La presencia de un tercero real o imaginario genera una situación de "alarma" y eso es normal, porque de lo contrario no habría interés en el otro. Sin embargo, hay personas que prefieren que su pareja no tenga una relación demasiado íntima con nadie más. Cuando esos celos se acompañan de intensos sentimientos de inseguridad, autocompasión, hostilidad y depresión dañan la calidad de vida de los integrantes de la pareja y pueden ser muy destructivos. Esas personas sienten que si pierden a su pareja será terrible, insoportable. Por eso son controladores, vigilantes, asfixiantes, inseguros, depresivos y siempre dependientes. El pacto secreto que construyen es: "Te doy todo, pero dame todo, si no, serás mala y deberás ser castigada".

El varón cela a la mujer desde su propia elaboración del deseo, y la cela como si la mujer fuera un hombre, como si ella pudiera acostarse con cualquiera y los deseara a todos, que es lo que le pasa al hombre. El varón tiene una visión donde el sexo está más presente, por eso teme la infidelidad y existe un temor atávico asentado en la incertidumbre de su transmisión genética. El temor de la mujer es a ser abandonada y procede más de la posibilidad de ser desplazada por otra mujer.

La mujer teme más que él deje de amarla, y tiende a perdonarlo frente a una infidelidad, o le cree si él le dice que no tiene otra relación o que esa mujer con la que lo vio es una amiga o una compañera. El hombre, en cambio, lo único que quiere saber es si ella se acostó o no se acostó.

Fuente

-------------------------

Y de regalo, lo que no podía faltar...



Una sola reflexión: Por qué creen que le hace todas esas preguntas? Simple... Es la cruda verdad la única capaz de ayudarlo a generarse odio en el intento de superar el dolor que siente.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

No entendí muy bien el fin de éste ensayo, pero si, los celos son asi...basados en la baja autoestima e inseguridad...son una enfermedad...
L.S.

MQDLV dijo...

la foto es genial.

Afrodita dijo...

personalmente... creo que los celos, en mayor o menor medida.. son una consecuencia de las inseguridades que padecemos...
La hostilidad o agresividad... vienen como consecuencias del grado y la forma en que estos nos invadan...
Pero también creo que en la combinación de personalidades está oculta la naturaleza de estos celos...
Es decir.. tal como en un laboratorio, estas mezclas pueden generar diversos resultados, metamórficos, explosivos, etc...
Partiendo del ejemplo de las parejas... existen personas que por sus características tendrán tendencia a afianzar nuestras inseguridades o a fomentarlas... y en dicha medida oscilaran las intensidades y diversidades de los celos que experimentemos....

Afrodita dijo...

"afianzar nuestras inseguridades o a fomentarlas"
Léase: atenuar X afianzar

Anónimo dijo...

puta madre soy un pinche celoso enfermizo!

Publicar un comentario

Entradas populares